18.9.07

Melodias....

La soledad es una de esas, tan fantásticas musas, que se hacen con uno. Lo atrapan, lo enredan, y lo sofocan. También le dan una distinta vida, le llevan a una casa nueva, sin puertas pero con muchas ventanas. Donde sentarse y mirar a través de ellas, le permite a uno percatarse de detalles antes nunca imaginados, realidades diversas en infinitos universos, las ventanas todas hexagonales le proporcionan a uno diferentes dimensiones de lo existente.

‘O que el amor me lleve
donde llorar yo pueda
Y lejos de mi orgullo
y a solas con mi pena.’

(Antonio Machado – Soledades)

El verso este de Antonio Machado, refleja un momento interesante, un momento de absoluta desesperación e impotencia. A veces ocurre en la vida que uno no puede enfrentarse con la realidad de no saberse amado, y pretende hallarse a si mismo escapes y aventuras supuestos a cambiar la angustia de la decepción. Estos a veces se convierten en amoríos diminutos con personas desconocidas, borracheras interminables, y errores de todo tipo. Todo con tal de no dañar el yo, de elevar esa sensación de vértigo que provoca el rechazo, de no caer en el reconocimiento del fracaso personal. Porque no sentirse amado, inconcientemente nos dice que estamos haciendo algo mal, que no somos lo suficientemente buenos, lindos o apasionados, que no estamos haciendo todo lo posible por que nos amen en la misma medida. Todo eso ocurre antes del poema de Antonio Machado. Lo que ocurre durante es una sensación absoluta de ausencia, un desprendimiento para con lo que uno cree es la realidad. Cuando uno se percata que el fin ha llegado y que ha tocado fondo y que no le queda otra que seguir viviendo, entonces ese orgullo previo tan obsesivo y corrosivo se ausenta. La soledad se hace presente, y no es una soledad dolorosa. Es una soledad placentera llena de ventanas, llena de salidas… pero entonces uno esta contento con su soledad, se acostumbra, la disfruta, la angustia se disipa, y uno es simplemente uno y punto.

En lo personal disfruto de mi soledad. Me ayuda a reflexionar muchas cosas. Me ayuda a observarme como ser humano y a construir miradas de admiración para con todo lo que esta detrás de la pantalla, de esa gran pantalla que es la realidad.

4 comentarios:

Pao dijo...

"Me acaricias soledad,
después de todo,
tus manos no están tan frías
Me hablas soledad,
ahora que no estoy sorda,
te escucho
Me besas soledad
y una lágrima viaja por mis mejillas,
pero hoy ya no es tristeza,
he aprendido a disfrutarte soledad"

Te dejo un besote grandote!

Albanella dijo...

La soledad no es el silencio, es el reencuentro consigo mismo y así, ella deja de existir al momento que sabes que mientras estás solo, sigues teniendola a ella y a vos mismo ahí...

Besos!

Luna dijo...

la soledad al final de cuentas es tu mejor amiga..es la que siempre estara ahi, la que te escucha, porque temerle, porque huir de ella, si mientras mas solos mas llenos de nosotros mismos...
porque la soledad te muestra lo que con los demas no puede verse, la soledad te desnuda, la soledad te cuenta secretos, asi bajito, asi en silencio..
en lo personal amo mi soledad..
porque es cuando estoy junto a ella que me voy descubriendo.
saludos!

Maria Coca dijo...

Me gusta tu reflexión y que la soledad te de la mano como lo hace para escribir como escribes.
Tienes un blog muy interesante.

Besos desde mi orilla.