31.1.08

(Des)habitado

La melancolía me habita,
pero también,
me habitan tantas otras cosas...
Soy una sonrisa triste y solitaria,
siempre sonriente,
pero siempre,
siempre absorta en un horizonte
que nadie más puede mirar,
en un montón de mapas y calles,
que nadie jamás ha visto.


Sólo mis ojos desorbitados...
las manchas de sus muros,
han desnudado.
Sólo mi corazón apresurado...
sobre sus adoquines,
ha palpitado.
Sólo mis pies desnudos...
sobre sus postes de luz,
han llorado.
Sólo mis brazos magullados....
sobre sus muertos,
se han rendido...
Sólo mis labios partidos....
sus labios de tierra,
han besado...

28.1.08

Geopolítica del Conocimiento

Bueno, estoy trabajando en algunas cosas, así que les dejo, este texto que es de una entrevista que le hacen a Walter Mignolo, uno de los pensadores latinoamericanos más interesantes del momento. Veo, que en Bolivia, la mayoría de la gente no sabe que son la interculturalidad, la colonialidad, porque se habla de un proyecto descolonizador, y cosas afines. Y bueno… espero que algunos de mis posts, por lo menos ayuden un poquito. Hay mucho trabajo filosófico, historiográfico, sociológico, de semántica, filológico, y de otros tipos, investigaciones muy profundas que indagan las diferentes/iguales realidades latinoamericanas, en algunos posts, pondré algunas de estas ideas.

Le haría un exhaustivo análisis, pero la verdad no tengo mucho tiempo. Los dejo con esto. Si alguien está más interesado, lo tengo en .pdf, sólo déjenmelo saber y se los mando por correo electrónico.



Pensemos en cualquier historia, de la filosofía, por ejemplo. Esa historia va de Grecia a Europa, pasando por el norte del Mediterráneo. De tal manera que todo el resto del planeta queda fuera de la historia de la filosofía. Así, en América Latina hay una larga tradición en la cual una de las preguntas es, “existe una filosofía en América Latina?”. Pregunta semejante se han hecho los filósofos africanos, sobre todo a partir de la descolonización de África, después de la Segunda Guerra Mundial. Así, en la misma vena, se dice que “la filosofía oriental” es más “práctica” que la occidental. Esto es, no se sabe muy bien, por un lado, qué diablos es filosofía fuera de esa historia con una geografía precisa (de Grecia a Francia) y, por otro lado, la filosofía funcionó, hasta hace poco, como el punto de llegada de la modernización del conocimiento. Imaginemos otras historias, la de las ciencias humanas (Foucault) o de las ciencias sociales (Wallerstein). Algo semejante ocurre. La arqueología de las ciencias humanas de Foucault se hunde en las raíces de esa geopolítica que enmarca la historia de la filosofía. Wallerstein, en cambio, introdujo un nuevo elemento. Reconoció que las ciencias sociales, como las conocemos hoy, se fundaron en Europa, se construyeron en las lenguas modernas de conocimiento y de colonización, y se ocuparon fundamentalmente de países Europeos, porque el resto del mundo (con excepción de la antropología al servicio del colonialismo) no valía la pena de ser estudiado. El “orientalismo”, recordemos, es producto de los estudios filológicos más que sociales.



¿Entonces qué vemos en estos dos ejemplos? Vemos que la “historia” del conocimiento está marcada geo-históricamente y además tiene un valor y un lugar de “origen”. El conocimiento no es abstracto y deslocalizado. Todo lo contrario. Lo que vemos en los ejemplos anteriores es una manifestación de la diferencia colonial. Los misioneros habían notado que los aztecas o los incas no tenían escritura; por lo tanto, no tenían conocimiento en el sentido en que la universidad renacentista concebía el conocimiento.


Cuando les llegó el turno a los misioneros francés e ingleses, en el siglo XIX, las observaciones fueron semejantes. Solo que esta vez el conocimiento se medía sobre la base de la universidad kantiana-humboldtiana y no ya renacentista. Los conocimientos humanos que no se produzcan en una región del globo (desde Grecia a Francia, al norte del Mediterráneo), sobre todo aquel que se produce en África, Asia o América Latina no es propiamente conocimiento sostenible. Esta relación de poder marcada por la diferencia colonial y estatuida la colonialidad del poder (es decir, el discurso que justifica la diferencia colonial) es la que revela que el conocimiento, como la economía, está organizado mediante centros de poder y regiones subalternas. La trampa es que el discurso de la modernidad creó la ilusión de que el conocimiento es des-incorporado y des-localizado y que es necesario, desde todas las regiones del planeta, “subir” a la epistemología de la modernidad.



Esta observación vale tanto para la derecha, como para la izquierda y para el centro. Hay tres grandes narrativas, macro-narrativas, que enmarcan el saber en las historias del saber que se localizan desde Grecia a Francia, al norte del Mediterráneo. El macro-relato cristiano, generó el macro-relato liberal, y éste generó el macro-macro relato marxista. Como es sabido, la secularización del conocimiento aparentemente se opuso y distanció de la cristiandad. No obstante, en un gesto complementario mantuvo a la cristiandad cerca, puesto que la religión cristiana le era necesaria a los filósofos de la ilustración para asegurarse de que todas las otras religiones eran inferiores a la cristiana. Y, como también sabemos, si la secularización generó el liberalismo, el liberalismo generó su contrapartida semántica, el marxismo. De tal modo que cristiandad, liberalismo y marxismo (con sus correspondientes “neos”) no son dos caras de la misma moneda, sino tres caras de un solo lado de la moneda. El otro lado de la moneda es la colonialidad. Y la colonialidad abre las puertas de todos aquellos conocimientos que fueron subalternizados en nombre del cristianismo, del liberalismo y del marxismo.

26.1.08

La Historia de Cometa Invisible y el Cosmonauta Absurdo

Soledad Espacial


Ella era un cometa. No un cometa cualquiera, de esos que vagan en el espacio, y son constantemente estudiados por los científicos, acerca de los cuales se hacen teorías astronómicas, y de los que se sacan conjeturas sobre las orbitas y cosas afines. No. Ella era un cometa como no hubo otro en el universo entero, porque era en esencia invisible a los telescopios, y sólo algunos habitantes de la eternidad podían verla. Viajaba por todos los multiversos conocidos por el hombre, y también por aquellos habitados por todos los otros pobladores del infinito… Cuando se acercaba a un planeta, este temblaba por completo, y todos los habitantes del mismo, sentían desenfreno total, y unas ganas loquísimas de volar, algunos lo conseguían, e inspirados y atraídos por su energía se alzaban pronto a otras esferas de la realidad. Más pronto que después, y consumidos por la dicha que el cometa les provocaba, abandonaban su mundo y divagaban a través de los miles de laberintos y enigmas secretos que pueblan sus corazones.


Pese a que muchísimos lo intentaron, nadie logro nunca ponerle nombre, ella detestaba las etiquetas. Ningún iluminado astrofísico consiguió descifrarla, y es que nadie se percato, que no se ha inventado aún, una ciencia capaz de decodificar todos aquellos recónditos secretos que ésta lleva consigo. No se pudo marcar su orbita, porque no le gustaba recorrer los mismos caminos. Al ser este, un cometa con infinitas personalidades, no escatimaba esfuerzos en arriesgarse, se reinventaba a si misma y emocionada por el desconcierto que le provocaba lo desconocido se lanzaba a explorarlo, luego una de sus múltiples personalidades, escogía otra ruta, y otra, y otra…




No existió explorador en ningún rincón del infinito que sepa dar con su rastro, después de todo, su zigzagueante cola derramaba asteroides mágicos por todas partes, y era extremadamente complicado el recoger todas estos y pista tras pista poder por fin alcanzarla. Era simplemente un cometa cuya invisibilidad hacía del mismo, el cometa más apasionante, intrigante, libre y fascinante que jamás nunca haya habitado la inmensidad.


Lo que todos desconocían, es que en realidad ella, se sentía muy sola. Años atrás se había enamorado locamente, de un planeta grande y hermoso llamado Marte. Él, valiente y poderoso como ningún otro, le amaba a su modo, pero era un amor egoísta. Quería tenerle como luna, atada a él, girando a su alrededor, abstraída y dedicada a iluminar sus noches. Pero ella era un cometa viajero, y ser luna le lleno de hielo el corazón, y se consumió poco a poco la llama que llevaba dentro. Desde su posición de luna, miraba taciturna el infinito, y lloraba porque Marte nunca supo entenderla y amarla como cometa, sino como falsa luna.





Pero las mentiras existenciales no pueden mantenerse por siempre. Y la tristeza de no saberse cometa, pudo más que su falsedad lunática. Acongojada, hablo con Marte, y entre sollozos le dijo, yo soy cometa, te invito a volar conmigo por todas las dimensiones de la eternidad. Pero el no acepto. Le dijo que su orbita ya estaba determinada, y que por ningún motivo, podría salirse de ella. Si me amas, serás luna, y te quedaras conmigo. Y en ese instante, ella se dio cuenta, que él no le amaba, que se había enamorado de la luna que ella no podía nunca ser, y con el corazón destrozado, le dijo que se iba por el universo.


El dolor fue tan profundo y perecedero que sumergió su vida en la tristeza y la soledad, al punto de no reconocerse a si misma cuando vivía auténticos momentos compartidos y de alegría desbordante, aunque si supo disfrutar los mismos. Se enseño a distanciarse de las posibilidades de amar, cerró todas las ventanas del alma que hubiesen permitido a cualquiera acercársele a su corazón. Desterró las concurrencias de su soledad y construyo una caja fuerte donde sobre una almohada de miel dejo reposar su corazón. Anotó el código en un papel de arena y con un elevado grado de nostalgia arrojo este al viento al mismo tiempo en que con un aletargado parpadeo lo olvido. No era infeliz. Tampoco estaba amargada. Simplemente deseo eliminar la posibilidad de nuevamente enamorarse, de saltar al vacío locamente, de abandonarse al vuelo insensato y descontrolado que le caracterizaba cuando se sabía enamorada. Y se dedico, como su vocación y naturaleza le indicaban, a divagar por el universo, aunque ahora, con un manto de invisibilidad.




Cosmicidad Incompleta


El Cosmonauta Absurdo, se enamoro del cometa la primera vez que sintió su presencia, cuando apenas era un niño. Cada vez que
el planeta recorría una cercanía espacial, el sentía como el corazón le palpitaba, y despacito cavilando y suspirando se desvanecía en un impúdico acto de efervescente amor solitario. Creció en el un amor tan grande y noble como el infinito mismo, y dedico su vida entera a hallarla. Lo ultimo que se supo de él, es que todavía vaga de planeta en planeta, visitando estrellas, asteroides y hasta agujeros negros… y que siempre está arrojando mensajes en botellas, con la esperanza de que ella los lea, y un día sin falta, pueda por fin encontrarla.


Botella Número i* - Planeta Zurvan

Desde niño he soñado con encontrarte, me he especializado en las artes de los astros, he ganado tres premios Nóbel, porque he descubierto tres teorías de astrofísica que de un modo u otro reconstituyen las estructuras del universo, pero ahora sé y siento que todas estaban mal. Lo hice todo para definir, de un modo u otro, una ruta o camino que conduzca a ti, pero el caerme tantas veces de mis naves espaciales ha hecho que comprenda, que es imposible definirte con formulas, o métodos. No hay ciencia alguna que te defina, o describa, o tan siquiera pretenda dibujar un bosquejo de ti, simplemente porque habitas la inmensidad de lo apasionantemente incomprensible e ilógico, y las ciencias son tan limitadas y finitas, tan lógicas y comprensibles…


Botella Número 5& - Asteroide 55Alpha

He decidido abandonar todas las teorías conocidas, y dedicarme a buscarte de planeta en planeta. He aprendido a recoger, por todos los universos, retazos de asteroides que derramas, he aprendido a guardarlos, y vivo con la certeza de algún día terminar de juntarlos todos, al menos con ellos, mi soledad es menos desolada. He empezado a ver las estrellas todas las noches, más nunca puedo encontrarte, ¿por qué me es tan difícil hallarte? Es que te me has escondido, entre todas las muchedumbres, de invisibilidades absorbentes de interferíos exigentemente desolados.





Botella Número W$ - Estrella Casandra

Y si camino tanto por todo el universo, ¿Por qué nunca he podido encontrarte? Todos dicen que te han visto, o que han sentido, y hasta han volado con tu presencia. He visitado ya más de cien planetas y en ninguno han sabido darme pistas de ti, he aprendido astronomía, reinventado la astrología, y construido, por lo visto, absurdas teorías de astrofísica, para poder dar contigo, más nunca puedo hacerlo. He consultado sabios, en todos los universos posibles, y todos saben que existes, más tu invisibilidad, te engloba toda, te hace diáfana y esconde de mí, parece que la distancia eternizara este incesante anhelo de encontrarte y viajar por siempre contigo a través de todas las dimensiones y mundos que sólo tú conoces.



Botella Número 98&k – Asteroide Aguja

Quiero encontrarte, descubrirte, quiero despertar cada mañana y que mi corazón se descontrole al tenerte cerca, quiero tomarte la mano y que no necesitemos palabras para decirnos todo, que sientas la profundidad de mi amor, y la absoluta religiosidad que le tengo a tu cariño. Porque pienso, se y siento que no necesitamos palabras para hablarnos, porque el lenguaje nos lo hemos inventado para transmitir ideas y sentimientos, en realidad el lenguaje es una ficción, no existe. El lenguaje que quiero practicar contigo, es el de las manos. El lenguaje por el cual con sólo tocarte sabré decirte donde he estado y que he hecho, y cuan profunda ha sido mi angustia al hallarme separado de ti.


Botella Número 8i{f&}^a - Planeta Sombrío

Te quiero hasta desquiciarme entero, quiero divagar y naufragar por mil y un mares distintos, transeúnte volcarme de estrella en estrella, convencerme de mi absurda negligencia existencial, más todo es una mierda, y no puedo encontrarte… ¿Dónde estas? No ves, acaso, que no soy un cosmonauta más… no pretendo saberlo todo, sólo quiero saberte a vos y saber a vos… y que sepas que te sé, y saber que sabes a mí. No me queda más que esperar una señal tuya, cuando pases cerca, sabré de tu presencia, y de inmediato saltare a la locomotora espacial de cartón que he construido, porque se que en ella, podré alcanzarte.



Eternidad Infinita


Un día por casualidad ella encontró una de las botellas, y leyó el mensaje, abismada sintió una cosquillita, y sonrió. Deambulando por uno y otro lugar, fue encontrando una, y otra, y otra botella, pronto se le hizo necesario, sino vital, el encontrarlas, y descubrirse a sí misma en los mensajes que el le mandaba. Porque fue sucediendo sin que ella se lo proponga, reconoció en esos mensajes que le querían hasta la locura, que navegar y naufragar en el mar del universo podía convertirse en una experiencia de interna reinvención de los juegos del amor, sí lo hacía con el Cosmonauta Absurdo. Dudo de su propia invisibilidad, cuestiono la decisión que un día tomo, y se pregunto a sí misma, si existía todavía la esperanza de encontrar un amor libre, un amor de cometa, un amor con alas. Y poco a poco fue abriendo, una a una las ventanas del alma, que un día había cerrado con tanto dolor.




Tan pronto abrió una ventana, el cosmonauta, que se hallaba a miles de años luz de distancia, vio y sintió una pequeña gota de luz en el lejano horizonte, supo de inmediato que ese faro lejano y mínimo, era la señal que por tantísimo tiempo había esperado. Un tsunami de sensaciones le invadió, sintió como si un inmenso iceberg iría derritiéndose sobre él, y cada gota que caía le estremecía y producía un agujerito que iba creciendo y creciendo hasta formarse un inmenso charco de sensaciones indescriptibles en las que el mismo sentía ahogarse y renacer a cada instante, un mar inmenso e innavegable pero que el sabía y reconocía en profundidad, un océano gigantesco en el que sólo con ella podría navegar en el bote de remos que había construido con los asteroides que colecto por todo el universo.


Ni corto ni perezoso subió a su locomotora espacial de cartón y a toda maquina acelero en esa dirección. No fueron pocas las tormentas de asteroides, ni las lluvias de meteoritos, ni las explosiones y colisiones estelares, pero ninguna le importo. Y aunque le tomo tiempo, llego a ella. Cuando se encontraron, se reconocieron inmediatamente, y supieron que la infinita eternidad les pertenecía, y desde entonces navegan juntos por todos los universos conocidos por ella, explorados por él, y los otros tantos que les quedan por descubrir.


Nota. Este es un regalo para Lilyth, una amiga muy especial. Feliz Cumpleaños!!!

23.1.08

Drama Matutino

En tu memoria habitan tristezas infinitas, el frió polar corre por las calles de tu ciudad, aullando como lobo… secuestrando tus ideas… desparramando sobre vos, una serie de estropelios y bramullos, desconcertantes armuejos que te socavan y hacen de tu personalidad una abismal, encrimada y gorloteante cadena de inconclusas e inconcretas renuencias de tu no saber ser.


Un espresso no es suficiente. Sientes tu cuerpo crujir y exigirte otro, han sido ya muchas noches en las que Morfeo no te ha visitado. Y el café ha sido, sin duda alguna, el trepanante, cropuloso y anquiloso enemigo que te rescata y te mantiene así… insomne pero vivo… despierto, pero dormido….





Te da asco todo… no puedes resistirte…


Al pasar por el mercado, aprovechas, y robas una botella de ron 5 Cruces. Te arrastras hasta la plaza más cercana… donde atrapelado y desconsolado, te atragantas con el alcohol… y buscas refugiarte en el… y caes al piso... mientras ríes a carcajadas empiezas a vomitar… y lloras estrujando tus manos contra tus ojos… y sueltas tus mocos en el suelo… y te maldices…




Te sientes desnudo mientras caminas, o peor aún, miras a todos lados y los cuervos revolotean sobre vos, se cagan en vos… y las machas de mierda, cubren tu cara, y la fetidez se apodera de ti… y te das asco de ti mismo…


Suena el despertador, y te levantas.


Sin duda será un largo día en la oficina.



21.1.08

Luciernága de Miel

Con mis pupilas acaricio
tus pechos, los muerdo.
Centímetro a centímetro
trazo espirales de placer
en tus pezones.
Con mis dedos, empapo tus ojos
lenta y placenteramente…


Acerco mis labios a tu pubis
y tu cuerpo se estremece…
Con mi lengua de cerillo
prendo fuego en tus bosques.
Mis dedos temblorosos
mueren descontrolados entre
esas selvas profundas y misteriosas





Poco a poco macheteo,
y me acerco a tus vetas
en las que me ahogo…
El aroma que emanas
lentamente me calcina...
Majestuoso como miel
invade mi cuerpo y alma,
me devora,
y me abandono a ti


Mi lengua,
silenciosa guerrera
avanza babeante y vertiginosa,
lento se aleja y adentra en vos
parpadeante, sudorosa, inclemente,
luchadora empedernida,
te domina!
Descalabrada suspiras,
y tus piernas
abismadas en placer,
caen rendidas…



Mundos del Conocimiento

Me llamo mucho la atención un post que hizo Rebelde sobre la información el conocimiento y la difusión, distribución, libertad de los mismos. Les recomiendo leerlo, si tales temas les llaman la atención.


Aquí voy a tratar de divagar un poco sobre el tema… buscando ciertas luces… con certeza, no encontrare la verdad. Lo que sea que digo, de ninguna manera significa que soy un iluminado y que esto me vino de ningún lado, y que simplemente lo razone solito. Seria triste pensar que es así. Estoy seguro que hay muchos que piensan igualito, y muchos otros expertos que le han dedicado ha esto más que una post en un blog.


¿Por qué el acceso a la información y el conocimiento es tan limitado?


Existen muchísimas razones. Pero creo pertinente primero definir el mundo. Y después cuestionarnos cosas más especificas. ¿Cómo está estructurado/construido el mundo? ¿Dónde pertenecemos nosotros?




Primero tendríamos que sabernos nosotros mismos parte de un mundo complejo. No pretendo dividir al mismo entre países ‘desarrollados’, ‘en desarrollo’, y ‘subdesarrollados.’ Aunque creo que vale la pena hablar un poco sobre ese tipo de división linear del mundo, que es la mayormente ‘aceptada’ por toda la humanidad. En el dibujito que hice, muestro la línea del conocimiento, que es también la línea del tiempo, de la historia y del progreso. Ésta, es parte de la Filosofía de la Historia de Hegel, y nos invita a aceptar un movimiento de la historia (que es social) hacia delante, y cualquiera podría asociarlo con la evolución (que es biológica) y pensar que tal movimiento parece natural. En sí la filosofía de Hegel, prácticamente ha impuesto está visión de realidad histórica, en la que uno parte de un punto cero en el pasado, y avanza a través de la historia hasta un ‘desarrollo,’ ejemplos claros serían las sociedades modernas de Europa, el Japón y Estados Unidos que han sabido ir adelante y ‘progresar.’ Bajo tales creencias, todos estamos supuestos a creer que avanzamos, que nuestras sociedades están en ‘desarrollo’ y que el correr de la historia nos llevara al progreso, siempre y cuando nosotros sepamos usar y buscar el conocimiento (por lo general científico).


¿Hasta ahí todo bien? Supongo que si, porque es así como están supuestamente construidas todas nuestras estructuras sociales, económicas, políticas, culturales y de cualquier otro tipo.


Con el siguiente dibujo, pretendo mostrar mi concepción del mundo. Aunque, como dije antes, no me siento su autor, y estoy seguro que muchas de las cosas que voy a decir vienen de diferentes lecturas que hice.




El mundo y la historia de este, no van en línea recta, no avanzamos a ningún lugar, creo más bien que vamos en ciclos espirales, ojo que no creo que sean circulares… porque ¿cual sería el punto? En fin, dentro de este mundo, y como el dibujo no lo puedo hacer en tres dimensiones… me avoco a describirlo.


En el mundo existen múltiples mundos, claramente marcados. Existe un centro y diversidad de periferias. Pueden ver el dibujo, para darse una idea relativa de los países que se hallan en cada estrato. Las periferias pueden ser subsecuentemente divididas, pero preferí sólo dos, por cuestiones didácticas. En el centro está el Conocimiento, en rojo, es en el centro donde se hallan las mejores universidades, los mejores institutos de investigación científica, las mejores bibliotecas, y recursos de investigación. Es ahí donde convergen todos los otros mundos mediante el envió de sus más distinguidos intelectuales. Muchas veces estos pensadores deciden quedarse y contribuir al centro, y algunas otras pues regresan a sus lugares de origen, y se convierten en autoridades del conocimiento, esos serían los puntos rojos que coloco en las periferias.





Hago una pausa aquí, porque no quiero que se malinterprete nada, no quiero decir con todo esto, que el conocimiento del centro no es valido, o que los intelectuales de origen periférico son traicioneros o vendidos. El conocimiento del centro es muy valido, y ciertamente avanzado. Aquí ante todo quiero mostrar discursos de poder, y el nivel de la colonización del conocimiento.


Los habitantes de la periferia dependen directamente del conocimiento del centro, de muchas formas. Primero, porque sin cuestionamientos aceptan la autoridad de los mismos, y por tanto, cualquier cosa que venga del centro ‘debe ser la verdad.’ Segundo, porque los intelectuales de la periferia, solo ganaran reconocimiento global, si y solamente si son aceptados en el centro. Lo que significa que las teorías de Perico Palotes, bioquimico latinoamericano, sólo serán aceptadas mundialmente si son aceptadas en Estados Unidos, Europa o algún otro país desarrollado. Lo que no quiere decir, que las teorías de Perico Palotes son malas si no salen del país, probablemente sean aceptadas en el país, simplemente serán marginales a menos que lleguen al centro. Tercero, los mejores centros de búsqueda del conocimiento en la periferia están directamente conectados al centro, sólo chequeen la lista de docentes a nivel magíster o de doctorado, en las universidades de Chile, Argentina, México, Brasil, Polonia, China, India, etc. Cuarto, al no tener búsquedas o definiciones de conocimiento propias, los países de la periferia aumentan su dependencia, a todos los niveles, y eliminan la posibilidad de inventar construcciones sociales, económicas, políticas o culturales que contradigan o difieran de las del centro. Quinto, el conocimiento del centro, puede ser manipulado por intereses económicos, cuando la economía adquiere el rol mas eminente en la sociedad, de ese modo se asignan realidades e identidades a determinadas periferias, los latinos, los árabes, los musulmanes, los negros, los chinos… etc., que si bien son reales, se acrecientan y obstaculizan las unas a las otras al creerse jerarquizadas en un sistema lineal, y no reconocerse como parte de un chenk’o periférico como el que muestro en mi dibujo.



Todo lo que digo, no desmerece de ninguna manera el conocimiento del centro. Ni tampoco, a aquellos que parten de la periferia y acuden al centro a buscar el conocimiento. La gente no es mala. Ni busca colonizarse a si misma. Todos nacemos en un mundo que ya ha sido construido en algún momento en el pasado, me atrevo a decir que empezó a construirse en 1492, pero se fue perfeccionando desde el siglo 18, y no es culpa de ninguno de nosotros que el mundo funcione así. Si es nuestra responsabilidad el analizar los discursos de poder, y entender, porque el conocimiento emana de donde emana, y porque no nos sabemos capaces de construir nuestro propio conocimiento.

La construcción del mundo en mi dibujo, no es cerrada, los países pueden entrar o salir tanto del centro como de la periferia, uno puede argumentar por ejemplo que Argentina era parte del centro a principios del siglo 20, pero luego cayo, y bueno Chile no esta lejos de entrar en el centro… así que tampoco es imposible mover las fronteras del mismo. Pero para hacerlo, es decir, para que un país entre en el centro, tiene que abandonar cualquier tipo de conocimiento propio, excepto quizás folklorismos, religiones y tradiciones culturales adaptables, y adoptar por completo la forma de estructurarse del centro a todos los otros niveles, el mejor ejemplo de ello es el Japón y Korea del Sur.


Llego a la conclusión entonces, de que el conocimiento es parte del discurso del poder. Los dueños del conocimiento tienen el poder de definir y construir el mundo desde su perspectiva, y nosotros al sabernos receptores de la verdad que ellos emanan pues nos percibimos en la periferia. Las elites de nuestros países, y algunos afortunados que adquieren conocimiento en el centro, automáticamente se convierten en entidades del poder, lo quieran o no, cruda pero cierta realidad.



Creo que lo bueno, radica en que la velocidad a la que avanzan las tecnologías de información, y debido a que la mayor parte de la población mundial vive en la periferia, es probable que aparezcan más y más cuestionamientos al conocimiento, que es bueno observar siempre han existido, desde el momento mismo en que Colon llego a América. Pero que sólo ahora se manifiestan tanto en la periferia como en el centro, ahí tienen movimientos anti-globalización o grupos medio-ambientalistas y anarquistas en Europa y USA, y con la llegada masiva de los emigrantes al centro, pues las cosas también cambiaran rápidamente, porque los emigrantes son por lo general los que habitan la periferia de la misma periferia, los más pobres, los más jodidos.


Y en la periferia, tenemos por fin gobiernos, que no pertenecen tanto al discurso del poder, que al no saberlos entender el Centro los llama gobiernos de izquierda. Lo riesgoso es el tipo de conservadurismo que estos pueden construir. Y es que la verdad ni ellos mismos entienden el rol que están desempeñando, y lo contestatario de su existencia. Como siempre… soy aunque escéptico… algo optimista.

15.1.08

Al Otro Lado del Atlántico

Alfa y Orión se conocieron en el museo de Bellas Artes de Sevilla, la exposición de pinturas era extensa y extremadamente sustanciosa, una mirada al siglo XIX a través de las pinturas de Goya, Cezanne, Picasso y muchos otros… Sin embargo fue en ¿De donde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? de Paul Gauguin, que ambos se detuvieron y cruzaron miradas mientras exploraban el masivo lienzo. Examinaron la obra de Gauguin como nadie más en la sala lo había hecho, ambos se preguntaban a si mismos, cual era la reacción del otro, y sintieron la urgente necesidad de presentarse y lanzar la pregunta, pero ninguno se animo… Fue en la cafetería del museo que Orión se acerco a la mesa de Alfa y le pregunto, ¿te incomoda si me siento en tu mesa?, y con una sonrisa Alfa asintió.





Ya sentados, se presentaron, tan pronto hablaron reconocieron que no eran españoles y sonrieron, saberse latinoamericanos fue suficiente para estrechar un vinculo fraterno silencioso, emocionados se preguntaron el uno al otro que opiniones tenían sobre la exposición, que pintores les había gustado más, ¿que cuernos hacían en España? Se sorprendieron mucho al enterarse que ambos tenían planeado partir a Cádiz ese mismo día, y las coincidencias se hicieron mas truculentamente deliciosas cuando descubrieron que irían en el mismo autobús.


El viaje fue desorbitante, Orión se sorprendía con cada palabra, pregunta, afirmación o negación que Alfa hacia, la cantidad de coincidentes reacciones y experiencias destilaban un aire que lo confundía todo, que rayaba en los limites de lo posible, sentía que sus ideas se entrechocaban, se dislocaban las unas a las otras y lentito se enlazaban hasta perderse en el horizonte haciéndose indistinguibles e indefinibles.




Alfa no había reído así en muchísimo tiempo, durante el viaje compartió y mostró sus más íntimas ideas, le confeso a Orión sentir que lo conocía de toda la vida, desempolvo muchas de sus teorías y sus fantasiosas pero realistas clasificaciones estructuradas del comportamiento humano, desde el tipo de personas que acuden a una exposición pictórica, pasando por clasificaciones de tipos de turistas y el desentretelurador parecido que las mismas tienen con las mandarinas, e inclusive contó el análisis que había hecho sobre la intima relación que existía entre movimientos migratorios y las bicicletas.


Naturalmente decidieron alojarse en el mismo hotel, y durante la cena hablaron de la pintura de Gauguin. Orión, no estaba acostumbrado a comentar sus impresiones con nadie, pero hacerlo con Alfa era por demás apetecible, después de todo ella era la única que se había quedado como él masticando ideas e impresiones por un tiempo relativamente extenso.


Sabes, le dijo en un tono sesudo pero incierto, muchos expertos dicen que hay que leer el cuadro de derecha a izquierda, y que este es una representación linear del tiempo. Pero yo siento que no es así. Lo que Gauguin quería decirnos es otra cosa, primero es obvia su preferencia por las figuras femeninas y como éstas se amalgaman con la naturaleza, el único varón en la pintura si bien está al centro resalta mucho… no es parte de la naturaleza, y además es esta figura la que recoge un fruto, probablemente el fruto prohibido, lo que de por sí trata de destruir ‘la historia’ como la conocemos, sin duda alguna quiere decirnos que es el hombre el que va provocando su propia caída...





Los ojos de Alfa buscaban la pintura en el recuerdo, pronto la trajo consigo misma y acoto. Lo que a mi más me ha llamado la atención, ha sido que en la secuencia linear Gauguin empieza con la vejez, y termina con el bebé siendo cuidado por las mujeres sentadas. Pienso que lo que está tratando de decirnos es que como seres humanos que somos, estamos llenos de errores, y que lo que deberíamos de hacer es buscarnos en nuestros instintos, en nuestra inocencia, en la sencillez de lo que algunos consideran primitivo, pero que seguramente él halla placenteramente real y satisfactoriamente espiritual. En la época de Gauguin hubieron muchos cambios, y la velocidad con que la tecnología avanzaba, hacía que uno ande preguntándose esas cosas.


¡Eres una bruja! ¡Me has estado adivinando todo el día! dijo Orión, notoriamente sorprendido. Justo yo estaba por decir eso, y vos vienes y dices todo lo que pensaba…. Alfa estallo en un arrebato de risas, y respondió. Nos adivinamos nene, nos adivinamos… ¿quieres que te cuente mi teoría de las brujas?


Al día siguiente exploraron juntos la ciudad, visitaron el museo de la catedral y después el teatro romano. Pocos lugares podrían provocar tantos sentimientos encontrados como Cádiz. Se contaron el uno al otro sus proyectos y sueños y nuevamente coincidieron, hablaron de sus pesadillas y tormentosos fracasos y se reconocieron el uno en el otro. Caminaron sin rumbo, por muchas horas hasta que finalmente llegaron al puerto. Sin decirse nada se pusieron de acuerdo y se sentaron a ver los barcos.




Mientras un barco se perdía en el horizonte, Orión pregunto. ¿Crees que existe el UNIverso o que más bien hay la posibilidad de que vivamos en una cantidad infinita de MULTIversos?


No se creo que la realidad es mucho más que todo lo que tú y yo vivimos, pero no se como describirlo, respondió ella.


Yo creo, que vivimos en diferentes niveles del universo, en diferentes dimensiones de espacio y de tiempo. Simplemente no nos damos cuenta, en realidad no creo que exista un UNIverso, sino más bien unos MULTIversos, o PLURIversos. Con vos por ejemplo estoy en la dimensión y tiempo de los sentidos, de la sensibilidad, del descontrol, del corazón y de la emotividad, cada uno de ellos muy diferente del resto. Pero coincidimos en esos universos, nos conectamos a un nivel metafísico-espiritual, o mejor dicho nos conectamos a diferentes niveles, todos totalmente independientes y diferentes el uno del otro. En todos estos niveles vos y yo nos sabemos uno mismo, lo compartimos todo, y no porque queramos, no es intencional, sino porque al ser nuestra energía parte del tal multiverso, ambos nos sumergimos en el momento exacto, existimos en el tiempo y el espacio particular de ese multiverso, masticamos la misma realidad.


Sí, dijo ella notablemente sorprendida, y seguramente que son las limitaciones del lenguaje que sólo nos permiten mencionar algunos de estos multiversos, con certeza hay muchos más, muchos que existen fuera del lenguaje, algunos que pueden ser definidos por el lenguaje pero no en una palabra, y muchos, muchísimos otros más que sólo existen en la mente o en el corazón y que no las puedes expresar con claridad. ¡Pero si los vives! los vives constantemente a diferentes niveles como mencionas, y sólo algunas personas pueden percibir tales niveles.





Por ejemplo hay algunos momentos del día en los que me encuentro en algún multiverso en particular, que se yo, en lo poético, lo profundamente romántico, lo melancólico, y ahí estas vos igual, y siento que nos conectamos. Otros momentos estoy en un multiverso más sentimental-hogareño, más de estar ahí con el mundo, más de la playa y de disfrutar el día, y también te encuentro en esos multiversos, aquí por ejemplo, vos y yo frente al Atlántico, que parecerá cualquier momento en la vida de alguien, pero para mi no lo es, y siento que vos sientes lo mismo que yo, que entiendes todo lo que este momento frente al Atlántico representa, cada gota de agua, cada gramo de sal, cada grano de arena, cada pez, todo lo que existe entre este puerto y América, siento que vos si lo entiendes y más todavía, siento que entiendes lo que estos representan para mi.


Luego, viene otro multiverso, que creo que es el más importante entre los dos, puesto que pasamos mucho tiempo en el, y es en el que hemos pasado más tiempo juntos. Ese, es el multiverso de la introspección, en el que cada ser está consigo mismo, se explora y se sabe incierto, cuando estoy en esos momentos también te siento ahí, tendiéndome la mano. Cómo también te siento en el multiverso de los sueños, en el de las palabras, y en los de las imágenes y las pinturas… y así… sucesivamente. Claro que deben existir muchos multiversos en los que nos hallamos solos, o que compartimos con otros seres o personas. Pero con vos, estoy en la mayor parte de los multiversos. Se siente raro, y al mismo tiempo, uno se siente tan seguro.




Te entiendo, yo te siento así, como lo describes. ¿Sabes? Eres así como una estrella que se repite constantemente en mi día, y me lleva por todas partes, y en este momento por ejemplo te apoderas de mis labios, y dejas que salgan todas estas cosas, sin calcularlas, sin pensarlas, sin escogerlas… ahorita, estamos compartiendo muchos multiversos…. Los multiversos de los que hablas quizás sean una realidad. ¿De que otro modo sino, podríamos estar tan conectados cuando recién acabamos de conocernos hace 24 horas?


Sentados en el puerto de Cádiz contemplaban absortos el horizonte, y pensaron que de este puerto podían haber salido sus antepasados, muchos siglos atrás. Y que quizás no era sólo el azar que los había reunido, después de todo, el pasado y el futuro eran multiversos en si mismos. Asustados se contemplaron, el viaje pronto llegaría a su fin. Instintivamente Orión tomo la mano de Alfa y la acaricio, se sonrieron y supieron que el viaje apenas había (re)comenzado.




"Es bien sabido que la historia, que es una puta sencilla, no tiene momentos determinantes sino que es una proliferación de instantes, de brevedades que compiten entre sí en monstruosidad" (2666 - Roberto Bolaño)

10.1.08

En el Túnel...

En mi corazón solo hay cariño para el mundo entero, y quizás ese es mi más grande defecto… soy católico por herencia cultural, pero no soy cristiano, ni creo mucho en las religiones… pero sí le creo a Jesús cuando dice que hay que dar la otra mejilla, y también le creo cuando dice que el reino de los cielos es de los pobres, y que hay que ser pescador de hombres, le creo no porque mi intención sea salvarme, sino porque creo que en este mundo hay que trabajar por ellos, los que no tienen nada, y quizás eso me mantiene así entre la utopía y el más profundo vacío. Para mí Jesús era un pacifista de la antigüedad que se enfrento a su modo a las estructuras de poder Judío aliadas a Roma, y bueno, como todo soñador termino dos metros bajo tierra y con un mito desbordante… que crecía cada día más y más…




Ando como un equilibrista tambaleándome, un paso en falso me tumbara, caeré en la más absoluta desolación… estoy en medio del cable con mi varita entre las manos, mirando adelante… no puedo caerme…. hay otros cables cerca de mí y en algunos hay otros equilibristas, nos cuesta comunicarnos, las distancias y el ruido turbulento de los que nos miran muchas veces hacen que no entendamos lo que queremos decir, tengo miedo a caerme, no se donde queda el fondo, no puedo verlo, es todo oscuro, se que hay un fondo porque escucho voces, gritos, lamentos, y carcajadas… se burlan de nosotros, y no se porque lo hacen, si no pueden vernos… es triste cuando alguien se cae, porque ya no regresa más, no se si los caídos se acostumbran a estar en la oscuridad, imagino que al principio buscan escaleras que los conduzcan a nosotros, pero eventualmente se quedan ahí… quizás buscando escaleras por el resto de la eternidad, o quizás se acostumbran a su realidad y se olvidan que un día fueron equilibristas…




Se que en este camino que me trazo estoy solo, conmigo mismo, con mis ideas, y con mis planes de una mejor vida, se que no es sencillo mantener mis ideas, y que es mucho más difícil todavía llevarlas adelante, pero caminare y llegare a mi meta. Algún día sin falta. Es como un túnel, oscuro, muy oscuro, y no se puede ver el otro lado, pero sabes que no puedes volver, porque si lo haces, sólo encuentras el desastre y el vació del alma, y vas adelante, caminando solito, palpando los muros, a veces tocando el excremento de los murciélagos que habitan la cueva, a veces bebiendo de charcos de agua que sabrá dios de que color es, a veces hundiéndote en el barro, y caminando lentamente, a veces con frío, mucho frío, y a veces con mucho calor, a veces encuentro gente que camina conmigo por un rato, y que busca lo mismo que yo, pero pronto los azares del destino crean muros entre ellos y yo, y el túnel se me hace desolado una vez más. Y son los olores putrefactos, es el asco que a uno le provoca muchas veces caminar y hundirse entre los deshechos humanos que dejan los que habitan el túnel, que le manchan a uno por completo, y le dejan ese olor nauseabundo… Pero no importa si lleve toda la vida, seguiré adelante, porque si descanso solo un ratito, me acostumbrare a la parte del túnel en la que pare, y creeré que esa es la realidad, y que estoy cómodo, y me hundiré poco a poco en el barro y ya no podré salir nunca más… ya nunca más.




Hey you, standing in the road Always doing what you're told, Can you help me?

Hey you, don't tell me theres no hope at all Together we stand, divided we fall.

9.1.08

Simone De Beauvoir: No se nace mujer, se llega a serlo

Hace exactamente cien años, el 9 de Enero de 1908 nacía en Francia, Simone de Beauvoir, sin lugar a dudas una de las más importantes exponentes del pensamiento existencialista, del feminismo, de la literatura francesa y de la filosofía total del siglo XX. Para ver su biografía pueden visitar Wikipedia o algún otro sitio, sin embargo quiero mencionar que los homenajes aunque no son pocos, son menos que para Jean Paul Sartre o Martín Heidegger, y no creo que se deba a que su filosofía sea menor, sino a que es mujer. Claro ejemplo es el hecho de que los documentales que se hicieron en homenaje a De Beauvoir se proyecten en canales como France 5, Arte, y France Culture, y no en los canales más vistos.


Lo que aquí pretendo es escarbar un poco en su obra filosófica más reconocida El Segundo Sexo, que es sin duda alguna una de las más brillantes contribuciones a la filosofía occidental en general, y a los pensamientos y movimientos feministas en particular. La obra es desbordante en profundidad, exasperante en su cruda honestidad, tajante y concreta en su descripción de la realidad, analítica y exquisitamente critica de la filosofía y del pensamiento hasta entonces establecido. Antes de El Segundo Sexo se había escrito muy poca filosofía desde la perspectiva del feminismo, y textos que aborden sistemáticamente el tema de la opresión y el trato que la mujer ha recibido históricamente, eran prácticamente inexistentes, lo menos que puedo hacer es reconocer que El Segundo Sexo marco el siglo XX y planto una de las piedras fundamentales para la filosofía, el feminismo y los estudios de la mujer.


‘Ninguna colectividad se define jamás como Una sin colocar inmediatamente enfrente a la Otra. Bastan tres viajeros reunidos por azar en un mismo compartimiento, para que el resto de los viajeros se conviertan en «otros» vagamente hostiles. Para el aldeano, todos los que no pertenecen a su aldea son «otros», de quienes hay que recelar; para el nativo de un país, los habitantes de los países que no son el suyo aparecen como «extranjeros»; los judíos son «otros» para el antisemita, los negros lo son para los racistas norteamericanos, los indígenas para los colonos, los proletarios para las clases poseedoras.’ De Beauvoir nos introduce a su estudio de la mujer, por medio de la teoría del Otro, en esta observa que todos las sociedades, o grupos sociales por más pequeños que sean determinan un Otro y se definen a si mismos como el Uno, el sujeto, es decir que determinan que son ellos y solamente ellos los dueños de la existencia, solo ellos saben y pueden Ser, son esenciales y ostentan entre sus atributos naturales la verdad, el conocimiento y la razón. Mientras el Otro es un objeto, aunque sí cumple una función ésta es inesencial, no es trascendental, no Es, no existe.


‘¿Cómo es posible, entonces, que esta reciprocidad no se haya planteado entre los sexos, que uno de los términos se haya afirmado como el único esencial, negando toda relatividad con respecto a su correlativo, definiendo a este como la alteridad pura? ¿Por qué no ponen en discusión las mujeres la soberanía masculina?’ Cuestiona De Beauvoir, de esta manera, el rol de los hombres y las mujeres en la sociedad, y como ha venido este rol a ser definido o estructurado, ¿Por quien o quienes? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Con qué objetivo? Ella argumenta que la mujer es el Otro en la sociedad, una sociedad construida, manejada, conceptualizada, estructurada y dominada por el hombre, por sus ideas y propósitos, por sus intereses. Al ser la sociedad una sociedad del hombre, es sensato deducir que el hombre se ha definido a si mismo como el Uno, el sujeto, y la mujer ha sido conceptualizada como el Otro, el objeto. Es difícil para las mujeres formar un frente de rebelión coherente y estructurada, porque otras Otredades, también construidas deliberadamente, hacen que esto sea imposible. Es así que concepciones raciales, religiosas, de clase, de nacionalidad, lingüísticas y otras, impiden que las mujeres se vean a si mismas como el Otro mayoritario, porque las mujeres son la mitad de la población y en algunos casos más de la mitad, y el poder que estás tienen en potencia como minoría Otra es el más grande dentro de todas las Otredades existentes, si ellas quisiesen pueden volcar el mundo patas arriba. Sin embargo, Simone de Beauvoir, claramente nota que las múltiples Otredades son efectivas, y por tanto la mujer no discute, ni atenta contra, ni discurre, ni se rebela contra la soberanía masculina.



‘Ningún sujeto se plantea, súbita y espontáneamente, como lo inesencial; no es lo Otro lo que, al definirse como Otro, define lo Uno, sino que es planteado como Otro por lo Uno, al plantearse este como Uno.’ Condensando un poco las ideas de Simone, hallo en este fragmento una clara, bueno no tan clara, explicación de cómo ocurre la Otredad, porque ésta no nace, es parida por los hombres. Las mujeres, no pueden definirse a si mismas como Otro, por que ningún ser hace eso, va contra su esencia. Nadie se determina a si mismo como el Otro, es el Uno que determina al Otro. En el caso que estudiamos, es el Hombre el que al definirse como Hombre, plantea y determina la idea de la Mujer, porque es este, el que le atribuye todas su inesencial Otredad, su posición subordinada, su inexistente intelectualidad, su menor inteligencia, su inexistencia.


Es el Hombre el que al plantearse a si mismo como viril, poderoso, fuerte, moral, sensato, intelectual, atribuye a la mujer todo lo contrario, y en su entendimiento la convierte en objeto. ‘Mas, para que no se produzca el retorno de lo Otro a lo Uno, es preciso que lo Otro se someta a este punto de vista extraño. ¿De dónde le viene a la mujer esta sumisión?’ Una vez determinado el momento de la creación de la Otredad de la mujer, la autora acepta que esto solamente puede ocurrir si la mujer acepta la condición Otra, y se pregunta a si misma, de donde viene tal sumisión, pregunta a la que tratara de responder durante todo el estudio. ‘Las mujeres ‑salvo en ciertos congresos, que siguen siendo manifestaciones abstractas - no dicen «nosotras»; los hombres dicen «las mujeres» y estas toman estas palabras para designarse a sí mismas; pero no se sitúan auténticamente como Sujeto.’




La obra de Simone de Beauvoir es controvertida, incluso entre feministas. La primera parte del libro es un ataque sistemático a todos los mitos que contribuyen a la idea de lo femenino. Argumentando que conceptos paradigmáticos como el de la madre, la virgen, la madre patria, la madre naturaleza, y tantos otros, no hacen más que atrapar a la mujer, al otorgarles una identidad relativamente delimitada, negándole su individualidad y la posibilidad de diferir. Argumenta por ejemplo que muchos de los mitos existentes sobre la mujer, como el de Eva, no hacen más que acusar y culpar a la mujer por todos los males que la humanidad padece o enfrenta.


‘Este mundo siempre ha pertenecido a los varones, pero ninguna de las razones propuestas para explicar el fenómeno nos ha parecido suficiente... Ahora bien, la mujer siempre ha sido, si no la esclava del hombre, al menos su vasalla; los dos sexos jamás han compartido el mundo en pie de igualdad; y todavía hoy, aunque su situación está evolucionando, la mujer tropieza con graves desventajas. Incluso cuando se le reconocen en abstracto algunos derechos, una larga costumbre impide que encuentre en los usos corrientes su expresión concreta. Económicamente, hombres y mujeres casi constituyen dos castas distintas; en igualdad de condiciones, los primeros disfrutan situaciones más ventajosas, salarios más elevados, tienen más oportunidades de éxito que sus competidoras de fecha reciente; en la industria, la política, etc., ocupan un número mucho mayor de puestos, y son ellos quienes ocupan los más importantes.’


La filosofa, hace a lo largo de la obra, muchas observaciones sobre la sexualidad de las mujeres, las costumbres, el erotismo, el lesbianismo, y otras experiencias. Lo que le valió el entrar en la lista negra de El Vaticano. El principal objetivo de Simone de Beauvoir es proclamar la igualdad entre los hombres y las mujeres, y establecer la relación jerárquica como una construcción especifica que puede ser eliminada, como en un momento histórico fue eliminada la esclavitud. ‘En los dos sexos se desarrolla el mismo drama de la carne y el espíritu, de la finitud y la trascendencia; a ambos los roe el tiempo, los acecha la muerte; ambos tienen la misma necesidad esencial uno del otro; y pueden extraer de su libertad la misma gloria: si supiesen saborearla, no sentirían la tentación de disputarse falaces privilegios; y entonces podría nacer la fraternidad entre ellos.’ Sólo cuando se reconoce la igualdad entre los hombres y las mujeres es que la verdadera libertad se alcanza, y la fraternidad se hace real.




Se observa a lo largo de la obra que ésta es ante todo, un llamado a las mujeres a la conciencia y a la rebelión. Después de todo, la autora reconoce, y yo estoy de acuerdo con ella, sólo a través de la rebelión y del constante cuestionamiento de los roles sociales, las desigualdades de genero, las estructuras jerárquicas a todos los niveles económicos, culturales, políticos, y sociales, podrán las mujeres alcanzar la verdadera igualdad. ‘Que se den responsabilidades a la mujer, y sabrá asumirlas; la cuestión estriba en que sería ocioso esperar de los opresores un movimiento gratuito de generosidad’


Si observamos la historia, vemos que la mujer no fue emancipada porque el hombre en su infinita bondad y juiciosa racionalización de la realidad haya decidido otorgarle a estas el voto y otros derechos civiles, y legales. Fue ante todo por conveniencia económica. Cuando las empresas necesitaron secretarias para sus oficinas, cuando las fabricas necesitaron obreras que sepan como leer los manuales de operación de las maquinas, y tantas otras ocupaciones que a finales del siglo XIX y principios del XX fueron tomadas por las mujeres, sólo entonces se le dio a la mujer educación y ciertos derechos. Y ante todo debe reconocerse el intenso activismo de mujeres que exigían sus derechos a principios del siglo XX en Europa, Estados Unidos y América Latina. ‘Unas veces la rebelión de los oprimidos y otras la evolución misma de la casta privilegiada crean situaciones nuevas; de ese modo, los hombres se han visto obligados, en su propio interés, a emancipar parcialmente a las mujeres: estas solo tienen que proseguir su ascensión, alentadas por los éxitos que obtienen; parece casi seguro que dentro de un período de tiempo más o menos largo accederán a la perfecta igualdad económica y social, lo que llevará consigo una metamorfosis interior.’




Termina la obra de Simone de Beauvoir, de manera esperanzadora. Le habla a nuestros espíritus, a nuestra existencia, nos exige el reconocimiento de la Otredad como parte de un todo fraterno, y demanda con majestuosa humildad el respeto por el Ser. Seamos pues, al menos así lo entiendo yo, capaces de eliminar las barreras que nosotros hemos creado y ellas han aceptado, y caminemos juntos de la mano por un nuevo mundo, en el que ella y el son iguales en cuanto a la condición humana respecta, son iguales en cuanto a la inteligencia, capacidad, potencialidad, imaginación y todos los otros niveles de la existencia, el espíritu y la vida respectan. Por que sólo si somos iguales en una sociedad distinta a la existente, en la que prima la ausencia de la jerarquía entre hombres y mujeres, vamos a poder crear un mundo realmente incluyente, diverso, multifacético, y que se reinvente a si mismo por el resto de la eternidad. ‘Cuando sea abolida la esclavitud de una mitad de la Humanidad y todo el sistema de hipocresía que implica, la «sección» de la Humanidad revelará su auténtica significación y la pareja humana hallará su verdadera figura.’

7.1.08

Felicidades Exeni!!!

Cuando entre por primera vez a la FadoCracia, sentí que había llegado a uno de esos rincones llenos de utopía que tanto me gustan y que es tan difícil encontrar. Como no hacerlo si de entrada apuntaba a definirse a si misma como ‘el gobierno de los melancólicos, la hegemonía de la saudade, la tiranía de los sentimientos...’ Es decir el gobierno de los que sentimos en la más profunda raíz del espíritu la necesidad imperiosa y vital de sentirnos vivos al sabernos parte de un todo social, cultural, fraterno, libre y plural. ¿Cómo no querer formar parte de la Fadocracia, si ésta no busca el poder por el poder, sino el poder ser uno, y ante todo el poder ser nosotros?



Me cautivo el hecho de encontrar un rincón no vinculado a un partido político, no alineado con una ideología en particular, pero muy comprometido con el cambio y con la democracia y participación diversa, pluralista e intercultural que Bolivia tanto necesita. Un lugar consciente de su realidad, una realidad occidental pero también indígena, una realidad boliviana y también latinoamericana, realidades éstas en la que las hegemonías del poder han causado muchísimo daño, realidades éstas en las que el cambio trascendental está ocurriendo a todos los niveles y en todas los espacios.

Antes de salir a trabajar, en la mañana me encontré con mi muy querida amiga Vero Vero, quien me dio las buenas nuevas. Finalmente el Exeni había sido nombrado vocal de la Corte Nacional Electoral, no pude disimular mi alegría y nos dimos un abrazo virtual. Partí muy contento de mi casa, al saber que a pesar de las distancias me entere muy pronto de lo que había ocurrido.




Creo que es imprescindible que ciudadanos como José Luís Exeni sean reconocidos por la labor que desempeñan, por los aportes que hacen al desarrollo y la consolidación de la democracia en nuestro país. Solía ocurrir antes que uno tenía que ser nomás familiar de algún político, o contar con ciertos padrinos para acceder a una posición de cualquier tipo. Estoy seguro que todavía esas cosas ocurren con este gobierno, porque la corrupción no es particular a un partido político, sino lastimosamente a la bolivianidad en su conjunto, razón por la cual muchos bolivianos excelentemente calificados viven en Estados Unidos, Chile, España, Argentina, y la lista no acaba. Me alegra saber que el país está cambiando.

El compromiso que asume Exeni en está nueva aventura en su vida, es realmente grande, puesto que en sus manos estará uno de los momentos históricos más importantes de la historia boliviana, y de historia por lo menos un poquito sí se. En este 2008 Bolivia se enfrentara a muchas cosas, y sin duda hombres y mujeres bolivianos con la capacidad y la responsabilidad de Exeni van a hacernos mucha falta, para que no se desbarranque este nuestro carrito modelo 52, para que lleguemos a destino todos sanitos y salvos, para que podamos acceder a nuestro nuevo, nuevecito modelo 2008. Desde mi rincón en la blogósfera boliviana, le doy mis más sinceras felicitaciones, le descargo un montón de esperanza que llevo dentro, le brindo todo mi apoyo y mi compromiso con la libertad y la democracia.

Como buen compañero, amante y hermano de, la nostalgia, el silencio y la soledad me siento orgulloso y confiado al saber que el compañero X estará a cargo de tan importante labor. Desde que participe, conviví, me hice parte de la Fadocracia, supe que Exeni era una persona comprometida con su país. Mi desbordante alegría es ante todo por Bolivia, que se merece que gente como él trabajen por ella. Felicidades Exeni!!

6.1.08

¿Cuando dejarán mis labios de sangrar?

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.


Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.


César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro
también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos...

(Cesár Vallejo)




Las cosas son simples, fáciles de decir, fáciles de hacer, fáciles de matar, fáciles de amar… O al menos eso tratamos de creer, o al menos yo trato de hacerlo. Probablemente me engaño a mi mismo haciéndolo, o pretendiendo hacerlo, después de todo ¿Por qué tendrían que ser simples las cosas? Es un engaño todo. Pretendo creer que las cosas son simples, pero no lo son, y hasta hace cinco minutos creía en la simpleza o sencillez de la ahora complicada realidad. ¿redundante? ¿o complejo? Pues probablemente no lo creía, o al menos no tenía la certeza de creerlo, ahora tengo la certeza de haber querido querer creer que todo era sencillo, ya nada importa, todo es menos claro, todo es menos cierto. Si es que algo es cierto….


Es simple el quererte, así nomás nace, así nomás te quiero. Sin planes, sin mapas, sin guías, sin cruces del sur… no tiene brújulas el corazón, es muy complicado entenderlo a veces, por no decir todo el tiempo, porque al no necesitar guía mira en cualquier dirección y arremete, agarra sus pilchas y se lanza, lo que este no sabe, es que el camino a vos no es simple. Lo que separa una nube de la otra es el vació infinito, y lanzarme así nomás de una nube a la otra, es pues complicado, ya me he caído más de muchas veces, pero igual nomás me agarro de algún jilguero y vuelvo a buscarte.


¿Cuando dejarán mis labios de sangrar?
¿Cuándo tu nombre volverá?
Dime tú!
¿Cuando Será?