6.7.08

¡¡Ay Cometa!! ¿Dónde estás?

Bueno, después de mi post amargo y solitario, creo que debo retornar al camino de la alegría, que desilusionarse y desesperarse no conduce a nada bueno, y no soluciona nada. Estrellarse con el muro de la soledad… ya de nada me sirve… que al fin y al cabo, no mucho ha cambiado. No es bueno hacerse planes grandes, pero soy pues un tonto, un iluso, un niño al que tan sólo tienes que darle un pedacito de nube, para que me invente el cielo entero, y aventuras infinitas volando y saltando de una nube a la otra, para que en mi imaginación construya imágenes interminables de salidas por las calles de ésta ciudad de mierda… de las playas, de tardes a la orilla del lago, o del río… de un fin de semana en las montañas, y de otro en Nueva York. En fin, de una cadena de fotografías que aun no han sido tomadas, y que no deberían ser incesantemente recreadas, sin antes haberse vivido. Es mi culpa, de eso no tengo la menor duda.

Sé que no debía haberlo hecho, que construirme esas imágenes, sólo contribuirían a incrementar el tamaño y la densidad de la utópica realidad en que nunca puedo vivir, de la huevada de sensación que me causaba la seguridad de las sonrisas cómplices y las manos inmensamente eternas… aunque sea por unas semanas… lanzándome sobre quién sabe qué experiencia… embalsamándome con esa presencia de hada infinitamente mágica, con esa sensación de cosquilla que siento cuando me embarco en conversaciones interminables... a pesar de las siempre eternas diferencias y divergencias. Porque sólo compartiendo cosas tan bonitas, me es fácil olvidarme un poco del mundo, por lo menos por una hora al día… olvidándome así de este abandono que mi corazón vive, y que parecía que nadie nunca podría llenar. Es pues prudente reconocer como lo hice hace meses atrás que todo dentro mío ha sido reacomodado, ya no encuentro las ventanas donde las deje, los candados de mis puertas se han abierto de par en par, y que en especial en las últimas dos semanas, he aprendido a examinar un poco mejor mis millones de contradicciones.

¿…? La certeza existe… de otras múltiples cosas, probablemente describibles desde caminos paralelos, desde representaciones románticas de lo imprudentemente maravilloso que es sentarse junto a alguien a ver la gente pasar, y entenderse con mirarse, y disfrutar de ese lindo silencio que alguien puede hacer mientras corre apresurada en medio de las lluvias de un marzo de lluvias certeras y paisajes arremolinados, desde lo cómodo de un escritorio, mientras miras publicidades de casi todo por horas y horas… y que simplemente no te cansen esos brillantes exámenes que ese alguien sabe hacerles a las mismas, o las teorías subyacentes que son expulsadas a borbotones por esa voz dudosa y dulce que a mí tanto me gusta. Pero si sé que representas algo muy lindo para mí, y sé que es un querer de un nivel muy pero muy elevado, que desde que entro en mi vida, empezó a habitar un rincón cada vez más amplio, en el que coloca más y más muebles y adornos.





Y es que tantas cosas son increíbles… tanta ilusa conexión que hago. Siempre me quedo con la sensación de que las personas con las que hablo no me entienden… y es que como alguien me dijo, eso de los diferentes idiomas se da incluso dentro del castellano, que uno no puede entenderse pese a que habla el mismo idioma. Y sin embargo… hay alguien que no sólo me entiende, sino que cuando sobredramatizo las cosas, me agarra y me da un buen sacasonapa, como para que reaccione… y al rato ya estoy mejor. Tanta historia que había escrito, y sentí que el cuento se me cayó sobre el río… y que no me quedaba nada… sólo la cruda sensación de que todo se escapo de las yemas de mis dedos, hasta nausea me daba, y en un dos por tres me devuelve a la realidad…

¿Qué queda? ¿A dónde voy? ¿A dónde vamos? Coincido con que me gustaría saber un poco más del futuro, todo es muy denso en este momento, demasiada incertidumbre lo engloba todo. Pero no creo que pueda saber mucho del futuro… y saberlo tal vez traicionaría muchos de mis ideales… vivir el día a día y dejarse sorprender por la vida deberían siempre ser recetas existenciales.

Sin embargo, he decidido que el destino maneje las cosas, y sea este quien determine lo que vendrá. Quizás, a su modo, ya lo ha hecho, y con un portazo, le ha dicho a una ilusión que no le queda otra solución más que el acabose. O quizás no. Es probable que siempre quede una duda inmensa. ¿Por qué las cosas son como son, y no como uno quisiera que sean? Porque le dan un portazo al corazón cuando este late tan fuerte. Ojala fuera otra cosa… un error humano, un agotamiento tácito del entenderse… pero no lo es. O al menos, no creo que sea así. Es simplemente la vida, que a veces te da la espalda.

No importa. En un lugar del mundo está ese cometa fantástico que un día vi, y que se que a toda hora ilumina el mundo, dándole sus giros, alumbrándolo todo con esa capacidad infinita que tiene de sacarle sonrisas de luz hasta a las criaturas más amargadas. Un día quizás me la encuentre en una galaxia distante… y bailemos catala mientras revisamos risas, y tropiezos… ojala no se oculte detrás de esos agujeros negros, que a veces hacen que sea tan difícil encontrarla en el firmamento.




5 comentarios:

El Dilema dijo...

pasare con mas tiempo para leerlo mejor, saludos

henry fer dijo...

pues si... me encanta sobre todo la última parte: "Un día quizás me la encuentre en una galaxia distante… y bailemos catala mientras revisamos risas, y tropiezos… ojala no se oculte detrás de esos agujeros negros, que a veces hacen que sea tan difícil encontrarla en el firmamento"
y la copio con el afán de recordar un deseo que también llevo dentro, y que la comparto contigo. de alguna manera, tus palabras, se hicieron mías.
gracias!
h.

Lilyth dijo...

Me quedo suspirando, parte de mi también dramatiza y levanta las manos como buena cronopia mientras pregunta al cielo con voz desgarrada y ojos angustiados "¿Por qué Dios, por qué?" luego me tranquilizo y sonrío, no puedo decirte que no seas melodramático y acto seguido entregarme a la desesperación. Posiblemente el destino dio un portazo, posiblemente nos pillamos los dedos con esa puerta, pero no te preocupes que a pesar de lo angustioso que parezca se supera hasta el dolor del nacimiento. Jajajajaa, saluditos!

NiNoSkA NoGaLeS dijo...

.... cuanta vida en unas lineas... y cuanta vida uno ve en retrospectiva al leer tu post.... veo el color de la esperanza, ante ese mar de preguntas y de los quiseras..... desapego me gritoo..!!!!, desapego... para no esperar en más, para liberarse, para caminar que el camino esta ahi.. solo caminar, sin pesos, ni ataduras; con certezas, seguros de los pasos andados y por andar, con algun y todavia sueño pendiente, con metas: el encuentro en alguna otra esquina de la vida, con mi cometa!!!... ven cometa ven... y si no vienes en más igual seré feliz, sabre que pasaste por aqui al ver el destello de tu luz!..

amigo gracias por este post... me quedo respirando cada palabra.....
Saludos!!!!

utópico dijo...

Dilema, es siempre bienvenido mi hermano! Saludos!!!

Henry, que alegría poder hacer que mis palabras encajen en tu vida, para eso mismo las cuelgo, para ver si aquellos que pasan por aquí, pueden hacerlas suyas. Espero que todo ello se haga realidad. Sería maravilloso, que encuentres tu estrella. Un abrazo!

Lilyth, así mismito, como lo describes… ese día mientras me lo decías por teléfono, casi caí al piso a gritar “¿porqué dios? ¿Por qué? … entonces, no me digas pues que no sea melodramtico! Un poco más y a lak’aso limpio… me has agarrau! Pues sí, todo se supera… y la vida sigue su curso. Sólo queda mirar adelante. Y bueno… seguir viviendo. =) saludos!!

Ninoska, que bueno que viviste las palabras que de un modo… deje desparramadas en este rinconcito virtual, siempre serás bienvenida, me alegra mucho haber encontrado tu blog, y haberme conectado un poco con tu parte del país. Saludos!!