26.4.08

Noche Cruzada

Anoche después de chatear me quede en mi cuarto por un rato, mi ciberamiga se había retirado a dormir y no me quedaba más que hacer planes para mi noche o quedarme en mi casa. En eso me llamo Alley, una mina que conocí el otro día en el parque mientras leía ‘¡Bolivia Adios!’ una novela de Wolfango Montes. Alley es una de esas personas que recoge firmas para causas sociales o medioambientales, ya sea la pobreza en el Africa, mandar firmas a Washington DC para que pasen alguna ley que restrinja alguna cosa, y cosas de ese tipo. En el caso de Alley ella recogía firmas para limitar la pesca de ballenas.

Cuando nos conocimos en el parque, ella se acerco a pedir mi firma, acepte inmediatamente, porque yo simpatizo con estas cosas, y porque yo trabajaba antes haciendo algo muy parecido relacionado con el medioambiente y con derechos de inmigrantes. Como ella tenía un break justo en ese momento, fuimos a un Starbucks y tomamos un café mientras charlábamos. Entonces empezamos a conversar, ella empezó a hablar castellano con su acento gringo, preguntándome de donde era y que hacía y toda la cosa, estuvimos hablando castellano por unos minutos, pero como se le hacía difícil decirme algo le dije que no había inconveniente en que hablemos en inglés, a lo que me contesto ‘yo quiere practicar la español’ y con una sonrisa le dije que bueno. La charla fue muy amena, me contó que ella no era de Boston y que el lunes regresaba a Washington DC que es donde estaba localizada la ONG para la cual trabajaba.

Yo conozco el tipo de personas que son Alley, porque durante la Universidad, fue justamente de gente como ella de la que hice mis mejores amigas y amigos. Son gente bastante idealista y esperanzada, y de algún modo quieren contribuir a cambiar en algo el mundo, y bueno, no por nada soy el utópico, ¿no? Así que cuando me llamo por teléfono a las nueve de la noche y me pregunto si tenía planes para la noche, pues me cayó como anillo al dedo. Fuimos a Charles Kitchen, un bar que me gusta mucho en Cambridge, y que creo que le gusto mucho, ella fue con Erin una mina con la que vino de DC, y yo llame a Peter y Sarah que son compañeros míos de la universidad. Después de varias cervezas, ron, cigarro y charlas existenciales, decidimos irnos al piso de Peter, que es en un edificio industrial que no ésta supuesto a ser vivienda, pero que de todos modos es rentado a estudiantes universitarios y en el que viven por cierto muchos anarquistas y socialistas.

Al principio creo que se asustaron un poco, porque el edificio es realmente tenebroso, y enorme, y los muros interiores son todos de ladrillo visto. Lo lindo del piso de Peter es que muchos de los que lo habitaron, eran artistas de algún tipo del instituto de artes de Boston, o estudiantes de física de la MIT, uno de los requerimientos del piso es que todos deben dejar alguna huella, y es así que uno ve las cosas más extrañas colgadas de los muros. El techo por ejemplo esta hecho de una serie de plataformas planas y curvas celestes que realmente parecen gotas cayendo sobre uno. Hay por todos los muros cuadros pintados por los que vivieron ahí, muchos de ellos son simples paisajes urbanos de zonas de Nueva Inglaterra, y bueno también esta la gama de cuadros experimentales y abstractos, algunos malísimos y otros no tanto.

Peter tiene una excelente colección de música independiente y alternativa, además de tener un tocadiscos, y una gran colección de vinilos de las bandas clásicas de rock, Beatles, Rolling Stones, Kins, Ramones, Led Zeppellin, Lou Reed, Pink Floyd, y afines. Ya eran las dos de la mañana y seguíamos charlando de todo y de nada, de la universidad, de las mujeres, del feminismo, de las elecciones, de América Latina, del castellano, y así un montón de temas diferentes. Después pusimos un disco de The Kinks y nos pusimos todos a bailar en el centro de la sala, levantando las manos, y cantando This Time Tomorrow, la mayoría de la gente estaba totalmente borrachísima, y el olor de la marihuana se filtraba por todas partes, yo estaba cansado, entonces me deje caer sobre el sillón. A mi lado cayo Abbey, y nos quedamos unos minutos mirando al resto, Peter Sarah, Erin y un par de compañeros de piso de Peter.





Entonces Abbey me agradeció mucho por el good time, y que ella pensaba que terminaría en un bar con su amiga, haciendo nada y bebiendo un poco. Pero que le gusto mucho el que nos hayamos conocido y que estemos terminando la noche borrachísimos en este lugar tan peculiar, créanme el piso de Peter es totalmente surreal. Entonces ella se puso a llorar, y yo me preocupe muchísimo porque pensé que fue algo que le había dicho. Pero me dijo que no me preocupase, que era una tontería y que si podía llorar en mi hombro, bueno le dije, que no había problema, que se sienta cómoda. Y entonces coloco su mano en mi brazo y se puso a llorar por un par de minutos, mientras todos seguían bailando. Entonces le dije que si quería subir a la terraza, que si quería hablar. Y bueno, sonrío y subimos las gradas hasta el octavo piso, desde ahí arriba se puede ver la planta de energía eléctrica, y a un costado los rieles del subterráneo, a más distancia ya se halla la autopista 93 y luego Boston con sus escasos rascacielos, y sus edificios antiguos.

Ya en la terraza, note que Abbey estaba completamente destruida, prendí un cigarro y la guíe hasta una esquina de la terraza, nos subimos al techo, y nos sentamos a charlar mientras el cielo iba clareando poco a poco. Me contó entre sollozos que su novio había muerto en Irak hace unos ocho meses, y que esa era la razón para que llore tanto. Que el novio había nacido aquí en Estados Unidos, pero que sus padres eran latinos, y que ella lo quiso mucho, pero que habían peleado constantemente antes de que el se marche a Irak a finales del 2006. Principalmente por que ella se oponía a la guerra y el aunque no la apoyaba, creía que era su misión defender a su país de los terroristas. Me dio tanta pena verla así, y sólo pude atinar a abrazarla y decirle que el mundo era así, que lastimosamente somos tan solo piezas de un ajedrez, y que esta en nuestras manos hacer todo lo posible por que las cosas cambien, pero que no se enfoque solo en ello. Que el no había muerto en vano como ella pensaba, sino que había muerto para que nosotros nos despertemos de este letargo e indiferencia que plaga nuestra sociedad. Para que cómo en el 68, los jóvenes de nuestra generación se levanten y cambien el mundo, y terminen con la guerra insensata que se llevaba a cabo. Que lo lindo de la vida es encontrarte con gente así como ella, soñadora, con alas, y dispuestas a siempre defender a la esperanza en este mundo sombrío. Y que no llore por que él, que todavía la quería, y la veía desde donde sea que se halle ahora. Lloro un poco más y luego se puso mejor.

Cuando bajamos al apartamento, encontramos a todos en los sillones totalmente agotados, alguien dijo que tenía hambre, y en coro todos empezaron a decir, yo también tengo hambre! Les propuse que nos vayamos a Chinatown, que yo conocía un lugar en el que servían comida toda la noche. Subimos al coche y nos fuimos todos a Chinatown donde picamos varios platos de comida China, y bastante te. Luego lleve a Erin y Abbey a su hotel, Erin me dijo que le encantaron mis amigos y que cuando vaya a DC no dude en llamarla. Abbey me dijo que fue uno de los azares del destino el que nos hayamos cruzado ese día en el parque, y que con seguridad nos volveríamos a encontrar, me dio un beso en la boca al despedirse y luego bajo del coche. Arranque el motor, y me vine a mi casa, pensando en la guerra, el medioambiente, lo mala que es esa novela de Wolfango Montes, los azares del destino, las borracheras, The Kinks, los besos de estrella fugaz, y lo disparatada que es la vida.


This Time Tomorrow
(The Kinkstraducción mía)


Mañana a esta hora, ¿dónde estaremos?
En algún lugar, en una nave espacial navegando a través del tan vacío mar
Mañana a esta hora, ¿qué sabremos?
Bueno, todavía estaremos aquí, viendo la película que pasan durante el vuelo
Yo dejare al sol atrás y veré las nubes mientras éstas tristemente pasan
Siete millas abajo puedo ver el mundo, y no es tan grande como pensamos
Mañana a esta hora, ¿qué veremos?
Un campo lleno de casas, interminables filas de calles repletas
No se a donde estoy yendo, y no quiero ver
Siento el mundo debajo de mí, mirándome
Dejare al sol atrás y veré las nubes mientras éstas tristemente pasan
Y yo sigo eternamente en movimiento, y el mundo abajo realmente me importa muy poco
Mañana a esta hora, ¿dónde estaremos?
En algún lugar, en una nave espacial navegando a través del vacío mar
Mañana a esta hora, mañana a esta hora…

8 comentarios:

Arcoiris dijo...

solo un beso?!!!
jajajajajaj nah! :-P

que bonitos son los encuentros...

yo te mando doss besosuss!!!

Era mi primera vez dijo...

Una sugerencia.- Aprende resumir tus post. Saldrían mejores. acuérdate que no todos tenemos insomnio.
Un abrazo.

La Vero Vero dijo...

Sos de los míos.

Z.....!!!!!!!!!!

jajajaja

Quedé desacreditada el otro día. Sorry. Todos los abrazos.

Carmen dijo...

Good one my friend!! La esanhol nos da un cierto toque de "Je ne se Qua" (como quiera que se escribe).
Yo me voy a DC por un mes en Junio!!!

Vania. dijo...

Encontrarse a personas como ella debe ser como encontrar una bocanada de aire fresco en un ambiente contaminado. Ojalá hubieran más soñadores, o por lo menos que sus sueños vivan más tiempo.

Un abrazo.

utópico dijo...

Arcoiris: solo un beso. Son otros labios, los que mi boca precisa para calmar su sed.
No hay nada como los encuentros de paracaídas, son súper fugaces y acelerados, una vez en el suelo, cada uno sigue su camino, pero queda el recuero del viento dándote en la cara, y la siempre excitante emoción de ver como todo se hace más y más grande.
Gracias por los besos, te mando otros!!

EMPV, bienvenida al rincón de los jilgueros. Los posts son largos porque mi intención es que así sean, y aunque tomo en cuenta tu sugerencia, no creo mis posts vayan a cambiar.
Saludos!

Vero, jajajaja… en fin… No te preocupes, eso mismo imagine.
Saludos!!

Carmen, que lindo irte a DC!! Imagino que es por vacas, o por algún asuntito medioambiental? Como ahí están todos los lobbies… tengo varias conocidas trabajando en diferentes ONG’s ahí, aunque en el fondo, no creo que se pueda hacer mucho para cambiar las cosas. En tu encuesta respondí que de todos modos estamos jodidos… jajaja…
Saludos!!

Vania, si, totalmente cierto, encontrarse gente así siempre transforma una semana monótona en una parada de vida mucho más primaveral. Ojala y todos fuéramos más poetas, músicos, locos, y soñadores. Nos hace tanta falta en este mundo de realidades absurdas.
Saludos!!

Carmen dijo...

Los resultados de mi pobre encuesta estan dejandome con la depre muy profunda ya casi en las profundidades del oceano donde no hay oxigeno :(

utópico dijo...

carmen, lo entiendo perfectamente, yo vivo en un estado de profunda decepcion cuando se trata del medio ambiente....

saludos!