23.6.08

Vivir en la frontera




La vida de los emigrantes es bastante compleja. Nunca terminas de pertenecer a tu nuevo país, y al mismo tiempo dejas de pertenecer a tu propio país. Vives en una frontera emocional y conceptual… muy pero muy compleja. Hay días en los que una canción basta para adentrarme en profundos remolinos de soledad, días en los que deseo con todas mis fuerzas salir a la calle, y poder escuchar las voces de gente que habla el castellano como yo lo hablo, hay días en los que me encantaría comer en algún boliche que prepara lo que a mi más me gusta, un caldo de riñoncitos, un pique en el Savarín, un trancapecho… un charque… o cualquier otra cosa, más no hay nada de eso. Y cuando encuentro un boliche que sí cocina mi comida… pues mi paladar entra en un gran conflicto. Supongo que mi cerebro dice ‘que delicioso! Salteñas!!’ y tres salteñas después te das cuenta que no se parecen en lo absoluto a las que comías en Los Castores.

He conocido muchos bolivianos viviendo fuera de Bolivia, desde que me fui, tanto aquí como en otros países. Muchos de los que conozco son gente exitosa, profesionales muy bien preparados, empresarios exitosos. Muchos otros, son bolivianos con orígenes más humildes, que trabajan en limpieza y construcción, sin embargo empujan a sus hijos a las universidades, y con suerte y mucho estudio pues sabrán salir adelante.

La mayoría de los bolivianos que conozco, no regresará a Bolivia. La esperanza del cambio, es cada vez más distante, prefieren quedarse en otros países, donde viven más tranquilos y con más seguridad, y donde pueden ofrecerles a sus hijos oportunidades que su país siempre les ha negado.

No todo es blanco y negro… mucha gente vive en pésimas condiciones, y la discriminación del país receptor… puede afectar gravemente a los emigrados… Hablaba con mi cosmobolita favorita, acerca de todo este asunto… y me confeso algo muy cierto y triste, los bolivianos se sienten desvalidos, viven en un limbo, un vacío inmenso, una tempestad de soledad y frustración de patria. El país que los adopta siempre los vera como extranjeros, y el país que los exilia económicamente jamás hace algo por protegerlos. Si un ciudadano estadounidense o español tiene un problema enorme en Bolivia, llama a su embajada. Si un boliviano tiene un problema gigantesco en España o en Estados Unidos… llama a su papá, su mamá o el vecino de al lado, porque sabe que su país no hará nada por él o ella. Gracias a lilyth pude escuchar a conciencia esta canción de Pedro Suarez Vertiz (la que está al final de este post)… y tengo que compartirla, me gusto mucho y rondó mi cabeza todo el día.

Son tantas cosas en este tema… que este post, no tiene ni pies ni cabeza… son simples tribulaciones… o pajazos mentales…

Volveré a escuchar esta canción boliviana que últimamente me ha invadido con una melancolía y una tristeza de montañas que me ahoga, abate, y derrumba constantemente… Quisiera que el viento de ese otoño boliviano, me traiga unas hojas secas… sentarme debajo del molle que había detrás de mi casa, y leer tranquilo la novela atrapadora de Ian MacEwan que estoy leyendo…. Y es que lo más triste de este asunto, es que cuando viva en Bolivia, querré leer en inglés y me reuniré con algunos amigos gringos a ver partidos de Baseball de los Red Sox, y me buscare una gringuita, con la cual recordar la vida de acá, para que podamos hacerles hurras a los Celtics. Y extrañare la inmensidad del Charles River, y todas las maravillas de este país, que con todas sus cosas, es también mío.
La migración es uno de los temas más relevantes para América Latina. Según datos recogidos por todo lado… pero principalmente la CEPAL, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, existen entre 25 y 30 millones de latinoamericanos viviendo fuera de América Latina. Los destinos principales, son Estados Unidos y Europa, principalmente España, Portugal, Italia y Francia, luego están Japón, Australia, Canadá e Israel. Los emigrantes latinoamericanos enviaron a la región 68 mil millones de dólares, que es mucho más dinero que el que recibe América Latina como ayuda de los países desarrollados. Se convierte en una suma más importante todavía cuando es analizada por países. México recibió 25 mil millones de dólares, lo que representa tan sólo un tres por ciento de su PIB. Si observamos a Honduras, que recibió aproximadamente 2300 millones, o un 25 por ciento de su PIB… las cosas cambian. Lo mismo con El Salvador que recibió un 18 por ciento de su PIB a través de remesas. Es decir… sin remesas estos países colapsan.

Bolivia no se queda muy lejos. Más del 10 por ciento del PIB boliviano viene de las remesas. Ningún sector industrial o empresarial contribuye a la economía boliviana, tanto como lo hacen las remesas. Sin el dinero de sus emigrantes, Bolivia colapsa. Sin embargo, muchos en Bolivia, hablan con desprecio de los emigrantes. Como si uno se fuera de su país porque no le da la gana de quedarse. En realidad hay miles de razones distintas, y es difícil hacer una regla. Algunas personas denigran al emigrante boliviano por el trabajo que realiza en el país destino. Sin embargo el país depende de ellos, no pido que les den gracias, pero que tampoco se les falte el respeto.
Lo que más pierde mi país, son los cerebros de su gente. No sólo emigran los más necesitados, sino también los cerebros. Conozco a muchos más masters y PhD’s bolivianos viviendo fuera de Bolivia, que dentro de Bolivia. Científicos, escritores, empresarios, economistas, en fin… de todo. Bolivia también pierde mano de obra calificad, albañiles, cerrajeros, mecánicos, y otros técnicos que son muy necesarios para el desarrollo del país. Del mismo modo los emigrantes son gente joven, el promedio de edad entre los emigrantes bolivianos en España por ejemplo, está en los 31 años. Lo que es algo muy negativo para el país emisor y positivo para el receptor. España no invirtió en la educación de todos esos 30añeros, sin embargo les saca el jugo. Mientras que Bolivia está perdiendo una buena parte de esa generación de jóvenes, perdiendo su inversión, y quedándose con ancianos y niños. Además que Bolivia pierde a jóvenes emprendedores, y lanzados, jóvenes que están dispuestos a lanzarse cualquier lado buscando el éxito. Es una lástima que su país no les de las oportunidades.
Aproximadamente 3.5 millones de bolivianos viven fuera de Bolivia, algunos investigadores, creen que ese número es más bien pequeño. La mayoría de los emigrantes vive en Argentina (1.3 millones), Estados Unidos (1 millon), Brasil (600 mil). España se ha sumado, las cifras del 2006 indicaban que había 350 mil bolivianos viviendo ahí. Si tomamos en cuenta que en 1999 tan sólo había 70 mil bolivianos en España pues el crecimiento fue increíble, un éxodo masivo. El 2007, sólo entre enero y marzo, aproximadamente 80 mil bolivianos migraron a España. La mayoría por avión, pero hay muchas historias de los que se fueron en barco, zarpando desde el Brasil o la Argentina. Todo parece indicar que la población boliviana en España anda por encima del medio millón. El resto de los bolivianos, pues andan repartidos por todo lado, el otro país con fuerte presencia boliviana en Europa es Italia, y luego el resto del mundo Chile, Canadá, Japón, Irlanda, Israel… etc…
En fin… este tema es algo complicado y afecta a todos los latinoamericanos, de un modo u otro.



6 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Complicado el tema. Uno termina no siendo de ningún lugar, sino del mundo nomás. Ojalá que con los años, la gente sea del mundo, que ya no hayan fronteras, ni nacionalidades...pero esa es una utopía.

Un abrazote.

Lilyth dijo...

Se lo decía una vez a otra bloguera, a mi me gustaría declararme ciudadana del internet, aunque seguro alguien sale con un tipo de restricción... en fin!!

henry fer dijo...

cuestión de ciudadanía... no es fácil. fijate que aunque esté tan a gusto en méxico, en esat etapa de mi vida, no me siento parte del todo. y no por idea, sino por eso que uno lleva dentro, ese sentido de propiedad, de tierra, que nos hace pertenecer, en esencia.
en fin, un abrazo.
h.

Carmen dijo...

El temita ese de emigrantes por cualquiera sea la razon, te pega...no .. no te pega, te saca la m... es increible como de determinante es el factor de la presencia material de la persona(para los bolivianos) para que te sientan de ahi. La propia familia medio que reprocha el echo de tu falta y los amigos asumen que ya te volviste "Gringa" o "Españolita" o "INternacional" pero asi a la mala aveces JODER!!!

Albanella dijo...

El tema que tocas, me llega de alguna forma.. no soy trinitaria ni paceña ni cruceña, quizá tal vez ni boliviana; ciudadana del mundo, prefiero. Migrar de ciudad, país o continente es un tema muy complejo y lo analizas muy bien. Algunas cosas no las había visto de esa manera. La voz que lanzas desde un país prestado, con tus pies imaginarios volando de a ratos en nuestro cielo es muy reflexiva. Tal vez dentro de algún tiempo, cuando mis ojos tramonten el océano la pueda comprender, no sólo entender.

Un gran, gran, graaaaaan beso!!

utópico dijo...

Vania, Yo espero que no haya fronteras… sería lo mejor, además que lo peor de todo, es que ser boliviano es tan limitante… nos ponen trabas para ir a cualquier lugar, mientras que todos los extranjeros se pasean por nuestro país, sin ningún problema… Es más lindo ser del mundo… aunque a mí el mundo me queda muy grande. Soy un ciudadano latinoamericano. Abrazos utópicos y manzaneros!!

Lilyth, te aseguro que alguien le pondrá restricciones, y eventualmente tendrás que tener pasaporte, o visa… ya están queriendo regular los blogs, al menos en Europa, yo sabía que tanta libertad de expresión no podía durar por mucho tiempo… en otro países los gobiernos aprobaron que podrán ver tu correo electrónico... en fin, eso es la privacidad.. y la libertad. Te propongo hacernos ciudadanos de nunca jamás, de algún lugar sin fronteras… la cosa está en encontrarlo, si me ayudas… fija que lo hallamos, si? Besos millones… te he extrañado….

Henry, que lindo que estés bien en México, me alegro mucho por vos, espero que todo se mantenga así, pero es cierto también que nunca terminas de pertenecer al lugar en el que te encuentras, lo peor de todo, es que cuando regreses a Bolivia, jamás terminaras de volver a pertenecer a Bolivia, y una parte de vos siempre vivirá en la distancia. Abrazos!!

Carmen, pues eso, es mala joda, y te hacen gestos, y te largan jetas… y buscas en las calles algún otro emigrante itinerante, porque los reconoces al tiro, están por todo lado, y algo te une a ellos, y no sabes ni que… porque son completos desconocidos… que jodido es esto che… saludos!!

Alba, seguro que cuando estés lejos, comprenderás por completo todo lo que digo, pero se que en parte ya lo entiendes, vos que has transitado por todo Bolivia… y te identificas con todos, collas y cambas… cuando estés lejos, quiero que sepas que siempre puedes hablar conmigo… para compartir cualquier alegría, pero principalmente cualquier angustia. Mil abrazos!!